Mala letra ¿Por qué? ¿Qué es la disgrafía?

La disgrafía ”es un trastorno de la organización de la escritura.

Concretamente es una dificultad para escribir una letra legible, a pesar de que su comprensión visual y auditiva sea correcta.

La impericia gráfica se puede dar hasta los 8 años y a partir de aquí se puede detectar la disgrafía y corregirla a tiempo.

La disgrafía se traduce en dificultades en la coordinación, irregularidades en los espaciamientos entre las letras y palabras, malformaciones y discordancias de todas clases, unidas a una defectuosa calidad del trazo.

 

Algunas causas que predisponen a la disgrafía son :

  1. El hecho de ser niño, ya que los niños tienen mayor torpeza gráfica frente a las niñas.
  2. Dificultades psicomotoras generales (originan un 50% de casos de disgrafía)
  3. Perturbaciones en la representación del espacio y del esquema corporal: en el conocimiento de su cuerpo y de sus posibilidades           motrices (delante, detrás, derecha, izquierda, arriba, abajo).
  4. Disgrafías psicógenas: es decir que desde el inicio del aprendizaje el niño ya manifestaba dificultades para escribir.
  5. Disgrafía tardía a consecuencia de un trauma afectivo.
  6. Causas psicológicas: adquirir la escritura es adquirir una actividad del adulto. Rechazo inconsciente a ser autosuficiente, a abrirse al exterior, de ser autónomo y diferente y dificultad para desprenderse del vínculo materno.

Consecuencias en el carácter: hábitos infantiles, tensión interior, dificultad para conciliar el sueño, cansancio, ansiedad difusa que puede provocar falta de autoestima y un fondo depresivo, aislamiento por exceso de introversión o por rarezas; dificultad de integración.

Manifestaciones de disgrafía que permiten detectarla a tiempo:

  1. Anormalidad del movimiento cursivo y de la conducta del trazo
  2. Dificultades de coordinación
  3. Dominancia de elementos de movimiento sobre la forma (reenganches, sacudidas, choques)
  4. Irregularidades en el espaciamiento entre líneas y palabras
  5. Malformaciones en el trazado de los grafismos
  6. Deficiente organización de la página
  7. Torpeza en general
  8. Exceso de presión y dificultades en la presión del útil
  9. Errores en las formas
  10. Desproporciones. Exceso de retoques, tachaduras.
  11. Dificultades en la cohesión: collages (coligamientos), puntos de unión.
  12. Línea de base fluctuante y palabras que bailan.
  13. Arqueamiento en palotes.
  14. Escritura inflada, especialmente en hampas
  15. Ejecución inversa en los óvalos de las letras (agujas del reloj)
  16. Hampas ejecutadas de abajo hacia arriba
  17. Dificultades en las letras más complejas (mezcla de curva y recta): d, b, p y g, h, y, k.
  18. Confusión al pasar de la letra cursiva a la script y viceversa
  19. Lapsus de memoria para recordar cómo se escriben las letras, en el caso de los óvalos recurre a un anillado.
  20. Escritura fragmentada en palotes.
  21. Dificultad para leer y escribir, torpeza e ilegibilidad.
  22. M y n escolares.
  23. Letras en dos trozos: d, g, q

 

¿Cómo corregir la disgrafía?

 

Se corrige la disgrafía de forma natural con la madurez natural del niño y también mediante la reeducación de la escritura ejemplo: aprender a hacer curvas o rectas, cerrar óvalos, ocupar un espacio adecuadamente, mantener la inclinación constante y mejorar la separación entre palabras etc.

Esta reeducación puede conducirla un grafólogo orientando a los padres y al niño acerca de los ejercicios más convenientes para corregir aspectos muy concretos de la escritura. No es cuestión de hacer innumerables cuadernos de caligrafía que aburren enormemente al niño, si no de realizar una serie de ejercicios específicos en cada caso.

Es necesario que los padres estén atentos en esto porque es muy difícil romper con malos hábitos que podrían dar problemas en el futuro. Los niños pequeños deben entender los conceptos básicos de la escritura a mano. Ayudar a los niños mejorar sus habilidades de escritura es una tarea importante.

Realiza actividades con las manos

Si tu hijo presenta dificultades con la escritura, una de las mejores cosas que puedes hacer es que haga actividades con las manos. Todo lo que implique el uso de dedos o de las manos de un niño es una gran manera de practicar para que después, sea capaz de mejorar su letra y la caligrafía.

 

Pinturas de dedo

Pintar con los dedos es una habilidad que muchos padres y profesores utilizan para ayudar a los niños a mejorar las habilidades de los músculos. Pintar con los dedos ayudará a que tus hijos entiendan los fundamentos de la escritura a mano antes de que sea capaz incluso, de escribir letras o palabras.

Pero si tu hijo sabe escribir y tiene problemas de caligrafía, esta actividad también le ayudará a tener más soltura en la escritura y tener una mejor motricidad fina.

 

Escribir al aire

Escribir al aire es una magnífica forma de practicar letras y números y a los niños les encanta. Pueden dibujar letras, números o palabras. Esta actividad la pueden realizar en cualquier momento y en cualquier lugar.

 

Escribir en la espalda

Siguiendo la línea de las actividades anteriores, escribir palabras en la espalda para que la persona que recibe la palabra la adivine es una buena manera de potenciar la escritura y la caligrafía, porque para que la persona ‘adivine’ la palabra deberá entender qué letras se están escribiendo en su espalda.

 

Que sea divertido

Para que tu hijo mejore la caligrafía es necesario que sienta la escritura como algo divertido y no como algo impuesto o que no tiene sentido para él. No te limites a que tu hijo tenga que copiar palabras y ya está porque será demasiado aburrido para él. Puedes utilizar anagramas, el juego del ahorcado, decirle que escriba la letra del supermercado con letra bonita, que escriba sobre algo que le guste o una tarjeta postal a alguien… Es necesario que tu hijo sienta que la escritura además de ser una gran herramienta de comunicación, es divertido.

 

Desarrollar la motricidad fina

Para que tu hijo tenga buena letra es necesario que mejore sus habilidades de motricidad fina. Para ello, ayúdale a que sostenga bien el lápiz, a que tenga un mejor control manual, que mejore su destreza y la coordinación mano-ojo.

 

 

 

Fuente: Bekiapadres

 

Related News

Leave Your Comment