Caligrafía

Las diferentes etapas de madurez de los niños y las niñas deben
ser respetadas y estimuladas. La expresión gráfica comienza con el
trazo sin control y paulatinamente se adquiere mayor precisión en
su coordinación y movimiento.

Una de las tareas del educador es proporcionar materiales adecuados
para facilitar la evolución de cada una de estas etapas. En la
última, se inicia una educación metódica y se instalan hábitos motrices
para la actividad gráfica, en particular para la escritura.

Para obtener mejores resultados es recomendable que antes de trabajar
el cuaderno se ejecuten los trazos en el pizarrón para que los
educandos observen la direccionalidad de los mismos. Después, el
niño y la niña deben repasar con el dedo índice la muestra del cuaderno
para continuar la ejecución del trazo.

Para obtener resultados satisfactorios en la ejecución de los ejercicios
se sugiere:

1.-Cuidar que los niños y niñas tengan una postura correcta al
escribir: ambos pies en el piso, la espalda derecha y la mano
que no escribe sobre la mesa.

2.-Leer las instrucciones en voz alta.

3.-Indicar a los educandos cómo tomar el instrumento de trabajo
correctamente, entre los dedos pulgar y medio, con
el índice encima del instrumento.

4.-Cuidar la colocación del cuaderno; ligeramente inclinado hacia
la izquierda, si el educando es diestro, y hacia abajo si es
zurdo.

5.-Observar que los educandos realicen los trazos continuos,
que repasen las figuras en y tracen las necesarias para terminar
el último renglón.

6.-Brindar a los niños y las niñas confianza y oportunidad
de equivocarse.

7.-Procurar no borrar los trazos del educando, ni exhibir errores
ni aciertos; a todos se les debe motivar. Si el niño o niña cumple su
tarea es posible valorar su esfuerzo con observaciones positivas.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Related News

Leave Your Comment